Follow us on Social Media
Back

9 excusas baratas para abandonar animales

La cifra de abandono es absolutamente horripilante, digna de una película de terror, pero las excusas baratas que pone la gente para abandonar animales son merecedoras del premio a peor comedia del año.

150.000 animales son abandonados cada año, muchos de ellos acompañados de esas excusas baratas de las que hablamos, otros simplemente abandonados cual desecho en la calle y unos pocos, una nimiedad, tienen excusas con cierto argumento, aunque habitualmente obviando que hay soluciones más lógicas y humanitarias antes que el abandono en una perrera o CPA, como buscar un alternativa parcial hasta poderse hacer cargo, encontrarle una familia entre nuestros conocidos y amigos, e incluso buscarle tu mismo una adopción en una buena familia sin hacerle pasar por el trauma de ser abandonado en una perrera.

En nuestros años vinculados al mundo de la protección animal hemos escuchado miles de excusas, tanto de primera mano como de voz de otros compañeros de causa, pero hay unas cuantas que se convierten en factor común del día a día de una asociación protectora de animales. 

A continuación detallamos las más habituales, partiendo de que las excusas pierden su sentido cuando estamos hablando de seres vivos sintientes.

Ha crecido mucho y ya no lo puedo tener en mi casa.

FOTOGRAFÍA DEL FACEBOOK DE PAU GASOL©

“Hola, me llamo Agustí Gasol, vengo a dejar a dos de mis hijos en el refugio, se llaman Pau y Marc, y aunque son muy majetes y grandes personas, me han crecido mucho, ya miden 2,16 y no los puedo tener en casa.”

Cuando tienes un hijo, sea de dos o cuatro patas, debes actuar en consecuencia y ser responsable de su futuro, sean grandes, comilones, trastos o tengan una enfermedad, son un miembro más de tu familia. También es cierto que las asociaciones deben asesorar sobre el posible crecimiento del animal y no darlo en adopción al primero que pasa, de esta manera evitaremos que aparezca gente de este tipo abandonando mastines, pastores alemanes o san bernardos en las puertas de las perreras.

Me voy a mudar y en la casa donde voy no aceptan animales.

Espera un momento, ¿me lo explicas mejor? ¿Te mudas de casa sin pensar en el hecho de que tienes un miembro de la familia que debería ir contigo allá donde tu estés?

Por favor, no nos tomes por ilusos. En el pasado quizás era más complicado encontrar casas donde te permitiesen el alquiler con animales, pero ahora existen hasta grupos donde se ofrecen alquileres animalistas y en las páginas de alquiler puedes seleccionar la opción de “admite mascotas”, sí, que sí existe… entra y vuelve a mirar.

Sinceramente, si no das preferencias a este factor respecto a las otras características de tu futura casa, tienes un grave problema de empatía con tu animal.

Me han detectado alergia y mi médico dice que me deshaga de mi animal.

Para empezar, te recomendamos cambiar de médico, porque esa falta de empatía hacia los seres vivos en un profesional que debe velar por la salud de otro ser vivo, cuanto menos, es preocupante, más cuando ya hay diversos medicamentos que te ayudan a paliar la alergia y productos que se pueden aplicar a nuestros animales para que no nos afecte tanto su pelo.

Voy a ser madre y me han dicho que no puedo tener gato.

No nos gusta repetirnos, pero de nuevo te recomendamos cambiar de médico o, si quieres, pásale este artículo: La leyenda negra de la toxoplasmosis, los gatos y las embarazadas, esperemos que tenga la capacidad de recapacitar y rectificar. No hay nada más que hablar…

Mi perro/gato ha marcado a mi hijo y tengo miedo de que pueda llegar a más.

A ver, esto suele ser un problema de comportamiento que surge con cierta frecuencia, pero sería extremadamente extraño que fuese culpa de nuestro animal, más bien suele venir derivado de nuestro propio comportamiento y nuestras rutinas parentales.

¿Le has dejado de hacer caso? ¿Le gritas cada vez que se acerca a tu hijo? ¿Dejas que tu hijo le atosigue y agobie? No se nos debe olvidar nunca que los animales tienen sentimientos, también requieren el respeto de los humanos, sean adultos o niños.  Además, tal y como puede suceder en el caso de los humanos cuando tenemos un segundo hijo y el primero pasa a un segundo plano, existe cierta tendencia a que surjan actuaciones para llamar la atención, pues en muchos casos, cuando un animal marca, suele ser un “hazme caso, no me ignores”.

Y si no logramos solucionarlo actuando simplemente como deberíamos, acude a un profesional del comportamiento animal que seguro que te ayudará.

No para de romper cosas de la casa, ¡estoy harto!

Sí, los animales a veces rompen objetos que se encuentran en nuestro hogar, pero ¿alguna vez te has preguntado el porqué?

Primero, si es un cachorro… es obvio, los niños pequeños también rompen cosas, son curiosos, aventureros, intrépidos, se aburren con facilidad y no tienen ese histórico de aprendizaje que te da la edad. Así que esto es normal, lo mejor es que seas precavido y lo que corra riesgo de romperse, apártalo de sus fauces o uñas, una solución fácil y rápida.

Si ya tiene cierta edad, dicho problema de comportamiento puede tener diversos orígenes: ansiedad por separación, aburrimiento (ponle juguetes interactivos, KONG, incluso la tele… actividades con las que se pueda entretener), incluso puede ser derivado de algún dolor físico.

Acude a tu veterinario de confianza o a un educador contrastado que no utilice métodos coercitivos.

Me voy de vacaciones y no sé qué hacer con él.

Quizás una de las causas más absurdas y simplonas por la gran variedad de posibilidades que existen y que procedemos a dejar aquí por si a alguien no se le han ocurrido:

  • Buscar un hotel, apartamento o casa que acepte animales, y así poder disfrutar con ellos de este espacio temporal tan esperado. En la actualidad, existen muchísimas posibilidades a nivel turístico, tanto a nivel nacional como internacional, donde aceptan a nuestros mejores amigos.
  • Hablar con un familiar, amigo o conocido para pedirle que se haga cargo de él durante estos días. Seguro que hay alguna persona en tu entorno a la que le encantan los animales y no tendría problema en ser su papi o mami de acogida.
  • Contratar los servicios de una guardería de casa donde cuidan a tu mejor amigo en un entorno familiar. Existen varias plataformas donde contratar estos servicios de manera segura y profesional.
  • Y, como último recurso, aunque no es nuestra opción preferida porque puede ser muy traumático para ellos y, eso sí, con información de primera mano de cómo trabajan, una residencia canina.

Tengo mucho trabajo y ya no tengo tiempo para atenderle.

¿No tienes una hora al día para atenderle? Entonces entiendo que tampoco tendrás tiempo para ver la televisión, entrar en internet, subir fotos a Instagram, darte una ducha de más tiempo de lo normal, leer una revista o libro, irte de copas o a cenar… ¿no? Sinceramente, no nos lo creemos.

Venga, no seas “perro”, sé realista y reconoce que no te da la gana sacar tiempo, eso o actúa y organiza tu vida para que tu animal tenga unos minutos de calidad y ocio junto a la persona que más ama.

Me hacía ilusión tener un cachorrito, he cruzado a mi perra/gata y ahora no sé qué hacer con los otros 5.

¡Qué grande eres, en serio! Primero, hay miles y miles de animales en las perreras y protectoras, si quieres un cachorrito, ¿por qué no lo adoptas? Segundo, si has criado para vender de manera particular que sepas que es ilegal y la Justicia debería sancionarte económicamente por tu falta de cordura. Tercero, si eres tan responsable como para cruzarle, asume las consecuencias, encuéntrales un hogar (adopción, repetimos la venta es ilegal) y, mientras tanto, protégeles como debes y dales los mejores cuidados posibles como seres vivos que son.

Excusa extra, nivel “hijueputa”: Mi perro/hurón ya no me sirve para cazar, o lo coges o le dejo en mitad del campo.

Esta es la versión light, podríamos cambiarlo por “le ahorco en un árbol”, “le pego un tiro”, “le llevo a sacrificar”, “le tiro a la basura”… ¿No os lo creéis? Pues esto es el pan de cada día en muchas perreras y protectoras, gente nivel hijueputa sin sentimientos que va con la amenaza por delante para que cojas a su animal… A estos, simplemente decirles, esperamos que exista el Karma…

 

Concienciar, concienciar, concienciar: Si nos dan esa posibilidad, asesoremos para evitar un abandono más.

Sinceramente, salvo en los casos de extrema necesidad real que si les ayudas suelen ser más abiertos a las posibles soluciones, los de las “excusas baratas” suelen estar cerrados en banda, ya que no suelen tener un vínculo sentimental con sus compañeros. Hacerles cambiar de idea es realmente complicado, pero intentemos asesorarles para evitar un abandono más y la masificación permanente de las perreras y protectoras.

Cuanto más animales abandonados, más complicado es dar una atención de calidad a los que ya están sufriendo la vida diaria en un chenil…

 

About the Author /

El equipo de Guau Post está formado por activistas por el bienestar animal, entre los que se encuentran periodistas, veterinarios, educadores, fotógrafos, escritores...

Comment(1)

  • María

    19 septiembre 2017

    Algunas razones y muchas mas que pone la gente sin alma ni corazón…

Post a Comment

*