Follow us on Social Media
Back

Documental EMPATÍA, una historia sobre el respeto animal contada por un escéptico

Una grata sorpresa, el documental EMPATÍA se estrenará el próximo 7 de abril en los cines de toda España, una película con un objetivo muy claro: concienciar a la sociedad sobre el respeto y la empatía hacia los animales desde un punto de vista positivo y entretenido, abordando multitud de aspectos de nuestras vidas que podemos enmendar para llevar una vida más respetuosa respecto al bienestar de todos los seres vivos; la alimentación, la moda, la experimentación, el cambio climático, la contaminación, etc.

Empatía, mucho más que un documental

EMPATÍA es el nuevo proyecto de FAADA y el director Ed Antoja, el cual se sitúa como protagonista de la película para contar su particular aproximación al sufrimiento animal.

Un trabajo que comienza con un tono entre la ironía y el cinismo haciendo que el espectador pueda llegar a identificarse con el personaje principal que aborda la materia desde el desconocimiento y el escepticismo, pero que se irá volviendo más serio conforme avanza el documental.

“Totalmente ajeno y escéptico en relación al mundo de la protección de los animales, me di cuenta de que para llevar a cabo el proyecto antes debía intentar convencerme a mí mismo. Esa era la mejor línea argumental que podíamos seguir”, explica Ed. 

Más que mostrar imágenes explícitas, el documental pretende aportar información y dar las claves para que la gente reflexione.Despertar la conciencia – Pablo de Lora 01 from La Diferencia on Vimeo.

A diferencia del resto de documentales donde se recogen los argumentos de sectores que ya tienen una cierta conciencia proteccionista de los animales, EMPATÍA tiene como objetivo convertirse en una obra entretenida para todo tipo de público al ofrecer, desde un punto de vista neutral, información sobre temas desconocidos para la mayoría de las personas.

Y es que, por ejemplo -según los datos que aparecen en el documental- si la cantidad de grano que se emplea para alimentar al ganado diariamente se destinara a paliar el hambre en el mundo, se podría alimentar a 2.000 millones de personas.

El propio proceso de documentación y realización del documental y las conversaciones del protagonista con Jenny, colaboradora de FAADA, hacen que la obra sea una reflexión acerca de la interacción del ser humano con la naturaleza viendo las dificultades que surgen al llevar un estilo de vida respetuoso con el resto de especies en una sociedad antropocéntrica. 

Además de la propia experiencia de Ed, en el documental se ha contado con expertos contrastados, como Peter Singer, Steven Wise, Nuria Querol y Mark Bekoff, entre muchos otros, para darle una visión más científica y profesional

El trailer ha sido un éxito en redes sociales

Su tráiler, lanzado únicamente en redes sociales, ya ha alcanzado más de medio millón de visualizaciones: un éxito que esperamos que se haga extensible a las salas de cine. Este documental, producido por FAADA y La Diferencia, además de ser el primero de habla y producción española que aborda la mayoría de temas relacionados con el respeto a los animales, es de los pocos aptos para todos los públicos por el tono amable, ágil y con ciertos toques de humor con el que se tratan temas en ocasiones delicados, que tienen una gran repercusión en diversos ámbitos de la sociedad.

El equipo de Guau Post está deseoso de poder ir al estreno de esta producción.

El veganismo, tendencia en auge

Cuando hace dos años, FAADA (Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales) y la productora La Diferencia se embarcaron en la aventura de mostrar cómo la mayoría de los hábitos de la sociedad perjudican a los animales, se adelantaron a una tendencia: “No hay duda de que el crecimiento del veganismo es tendencia mundial, y España no se queda fuera. En nuestro país, aunque no existen cifras oficiales actuales, se estima que puede haber entre 1,5 y 2 millones de personas vegetarianas o veganas”, declara Carla Cornella, presidenta de la Fundación.

En los últimos 5 años, el número de restaurantes vegetarianos y veganos ha aumentado en un 94%.

Existen más de 315 establecimientos censados como veganos y al menos 7 empresas de calzado vegano. Porque al parecer –en cifras recogidas por la película- los 3.000 animales por segundo que se sacrifican para el consumo humano o los 80 millones de animales que mueren para el uso de sus pieles, son fuente de preocupación para cada vez más personas.


Fuente: FAADA

Más información del documental en documentalempatia.com

About the Author /

El equipo de Guau Post está formado por activistas por el bienestar animal, entre los que se encuentran periodistas, veterinarios, educadores, fotógrafos, escritores...

Comments(6)

  • Adrián López Galera

    10 marzo 2017

    Los animales no humanos precisan *respeto* no bienestar (concepto utilitarista, subjetivo). Para que exista un cambio social se requiere usar una terminología correcta, lo cual, obviamente, exige que quienes participan en este proyecto tengan un verdadero interés en las víctimas y no en explotar la explotación animal..

    Para ser justos debemos rechazar toda forma de explotación animal porque ellos, como nosotros, poseen intereses inalienables tales como la libertad, la integridad y la supervivencia. Reducir a la cuestión al “sufrimiento” al puro estilo Peter Singer no cuestiona el problema de base: nuestra creencia de que somos seres superiores (especismo). Reducir el asunto al sufrimiento sólo nos exige reducirlo, no hacer nada por respetarlos como sujetos en sí mismo.

    El sufrimiento es un simple medio para la supervivencia, ellos no solamente no desean sufrir; sino que quieren vivir. Peter Singer, cuyo pensamiento reflejáis vosotros, no reconoce el derecho la vida (es utilitarista) ni ningún interés más allá de la proporción placer/sufrimiento. El utilitarismo es una aberración ética; pero se comprende que sea tan fácil de asumir y promover; pues va de la mano con el antropocentrismo social.

    Un saludo.

      • Adrián López Galera

        11 marzo 2017

        He expuesto un argumento; no un punto de vista. Decir que el diseño de una página web es más bonito o feo es un punto de vista. Explicar que Peter Singer no defiende los DDAA no es un punto de vista; sino un argumento. Ni tampoco es un punto de vista explicar que este documental se centra en la ética de las consecuencias (consecuencialismo) por el cual se deja a las víctimas a un lado y se plantea como una obligación propia (salud) o para con otros seres humanos (ecología). Así no habrá avances; pues el prejuicio moral que desemboca en la explotación animal sigue inalterado.

    • Almudena

      10 marzo 2017

      Yo soy vegana y creo que todas estas iniciativas son muy buenas para el movimiento. Al menos intentan concienciar de una manera amable y simple para que cualquier persona pueda entenderlo y no genere rechazo por el radicalismo con el que a veces intentamos imponer y no convencer.

      • Adrián López Galera

        11 marzo 2017

        Hola, Almudena:

        Estás mezclando categorías y me parece lamentable que hables de “radicalismo” en sentido despectivo o de “imponer”. En primer lugar, el veganismo es radical. “Radical” proviene del latín “radicalis” y se refiere a quien va al origen de una materia. Nosotros vamos al origen de la explotación animal con el objeto de desparezca. No hay otra forma si realmente se pretende dicho fin. Asimismo, la ética no puede imponerse, por definición. Los principios éticos sólo pueden asumirlos y aplicarlos quienes sean conscientes de ellos. Imposible de otro modo.

        Todo activismo debe ser amable y educativo. Ahora bien, la excusa de acercarnos a la gente no justifica la perversión de los términos. Una cosa es ser diplomático y otra traicionar las bases. Cualquier persona puede entender que los animales no humanos sienten (ciencia, estudios, etc.) y que, por ello, merecen respeto tomando como fundamento los mismos criterios que aplicamos a los seres humanos. Esto es muy sencillo de entender. Por tanto, el bienestarismo presente y los argumentos utilitaristas de salud y medio ambiente no se justifican por un asunto de “acercamiento”. Ése es el mantra que intentan vender para que así los supuestos activistas no se pregunten cómo demonios van a salvar a los “animalitos” si se pasan el día cantando victorias en lugar de explicarles a la gente lo más básico de la ética. El activismo institucional es un negocio.

Post a Comment

*