';

El cono de la vergüenza, por Ty Foster