Follow us on Social Media
Back

Un perro, la mejor ‘medicina’ para una persona mayor según un estudio

A día de hoy nadie, salvo alguna persona corta de miras, duda de los portentosos beneficios de compartir la vida con un animal y, en especial, en el caso de una persona mayor puede conllevar un cambio digno de estudio: dejar a una lado la vida sedentaria, cambios positivos en el carácter, aparición de nuevo del concepto de responsabilidad y, como no, incremento del amor y cariño recibido.

Por ello, la Universidad de East Anglia ha decidido demostrarlo a través de una investigación, donde los resultados han arrojado que caminar regularmente con un perro aumenta los niveles de actividad física en las personas mayores, especialmente durante el invierno. Dicho estudio ha sido publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health (Diario de la Comunidad de Epidemiología y Salud), el estudio utilizó datos del EPIC Norfolk, que es el centro seguimiento de la salud y el bienestar de miles de los residentes en el condado Inglés de Norfolk.

Los investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA) y del Centro para la Investigación de la Dieta y la Actividad (CEDAR) de la Universidad de Cambridge descubrieron que caminar junto a un perro era una de las maneras más eficaces de vencer la dejadez producida por el incremento de la edad.

“En promedio, las personas mayores que contaban con un perro son 30 minutos menos sedentarias por día.”

Más de 3000 adultos mayores (con un intervalo de edades entre los 49  y los 91 años) participaron en el estudio, de los cuales un 18% tenían al menos un perro. Así mismo, para certificar la comparativa, se puso a su disposición un acelerómetro, un pequeño dispositivo electrónico que medía constantemente su nivel de actividad física durante un período de siete días.

“Menos de la mitad de los mayores en Reino Unido cumplen con los objetivos de 150 minutos semanales de actividad moderada”, señalan.

Como el mal tiempo y los días cortos son conocidos por ser uno de los mayores obstáculos para mantenerse activo al aire libre, los investigadores vincularon estos datos a las condiciones climáticas experimentadas, así como a las horas de salida y puesta de sol en cada día del estudio.

El autor principal del documento, el Dr. Yu-Tzu Wu, dijo: “Sabemos que los niveles de actividad física disminuyen a medida que envejecemos, pero tenemos que mejorar las actividades para que sean más efectivas y beneficiosas para poder ayudar a las personas a mantener su actividad a medida que se hacen mayores.”

El equipo encontró que en días más cortos y aquellos que eran más fríos y húmedos, todos los participantes tendían a ser menos activos físicamente y pasaban más tiempo sentados. Sin embargo, los paseadores de perros fueron mucho menos afectados por estas malas condiciones.

El director del proyecto, el profesor Andy Jones, dijo: “Quienes paseaban a su perro eran mucho más activos y pasaban menos tiempo sentados frente a los que no tenían can. Esperábamos eso, pero cuando observamos la cantidad de actividad que los participantes realizaban cada día teniendo en cuenta las variaciones climatológicas, realmente nos sorprendió mucho la gran diferencia entre quienes tenían perro y el resto de los participantes en el estudio”.

Los investigadores advierten que no todo el mundo debería tener perro, ya que no todo el mundo es capaz de cuidar adecuadamente a un ser vivo, pero sugieren que estos resultados apuntan a nuevas direcciones para los programas de apoyo a las personas mayores.

El profesores Jones dijo: “Las intervenciones con actividad física suelen centrarse en los beneficios para uno mismo, pero caminar junto a nuestro perro es un potente motivador, ya que es un beneficio mutuo para la persona y para el animal, y eso es un aspecto clave, tenemos que encontrar formas de aprovecharlo al diseñar las actividades futuras”.

Esperemos que los responsables sanitarios de nuestro país se empiecen a dar cuenta del impacto de los animales sobre la vida de las personas y que, de esta manera, incentiven la terapia asistida con perros en centros de mayores y, sobre todo, que cambien las normas para permitir que puedan convivir con sus animales en la última etapa de su vida.

Fuente: Science Daily

About the Author /

El equipo de Guau Post está formado por activistas por el bienestar animal, entre los que se encuentran periodistas, veterinarios, educadores, fotógrafos, escritores...

Post a Comment

*