Follow us on Social Media
Back

¿Sientes que tu perro es como un hijo? La ciencia te da la razón…

Las personas que tenemos perros muchas veces les hablamos con voces estridentes como si fuesen bebés y les llamamos “hijito”, “bebé” o “pequeño”, y cuando alguien nos pregunta si tenemos hijos, solemos responder “Tengo perros”. Esta forma de actuar hace que la gente de nuestro entorno piensen que estamos locos y, en el mejor de los casos, que somos unos exagerados por tratar a los perros como si fuesen nuestros niños, pero, por fin, ahora les puedes rebatir diciendo “la ciencia me da la razón”.

De acuerdo con un estudio realizado por el Massachusetts General Hospital y publicado en el diario PlosONE, cuando las mujeres miran a sus perros se activan prácticamente las mismas áreas del cerebro que cuando ven a sus propios hijos.

Para realizar el estudio, los investigadores del Hospital General de Massachusetts analizaron la actividad cerebral por resonancia magnética funcional para estudiar las reacciones que tenían 14 mujeres mientras veían las fotos de sus hijos pequeños, las fotos de sus perros, y fotos de niños y perros desconocidos. 

El resultado fue muy interesante: muchas de las áreas cerebrales que se activan cuando una mujer ve a su hijo también se activan cuando ve a su perro. Sin embargo, hay un par de áreas en el cerebro, la sustancia negra y el área tegmental ventral, que únicamente se iluminaron al ver a sus hijos, pero no al ver a sus perros. Curiosamente, estas áreas están repletas de dopamina, oxitocina y arginina vasopresina, hormonas relacionadas con los sentimientos de recompensa y de unión con otros.

Conclusión del estudio

Las madres reportaron calificaciones emocionales similares para sus hijos y el perro, lo que provocó mayores respuestas emocionales positivas que en los niños y perros desconocidos. Mientras que la red cerebral común relacionada con la gratificación, la emoción, y la afiliación se activa cuando las madres vieron imágenes de su hijo y el perro, la activación en el cerebro medio (VTA / SNI), una región clave del cerebro involucrada en la recompensa y la afiliación, que se caracteriza por la respuesta de las madres a las imágenes de sus hijos y no se observó en respuesta a imágenes de su propio perro. Las madres también tuvieron una mayor activación en la circunvolución fusiforme al ver a su propio perro en comparación con el hecho de ver a su propio hijo. Estos resultados demuestran que hay aspectos compartidos en el vínculo madre-hijo y madre-perro en la experiencia emocional y los patrones de la función cerebral, pero también hay diferencias cerebro-conducta que pueden reflejar el fundamento evolutivo distinto de estas relaciones.

Patterns of Brain Activation when Mothers View Their Own Child and Dog: An fMRI Study

Un cambio en la implicación emocional de los perros en nuestras vidas

Dos tercios de los hogares estadounidenses tienen mascotas, y gastan 58 mil millones de dólares al año para cuidar de ellos.

Por otro lado, hay que decir que también es una tendencia lógica por un cambio de pensamiento de la sociedad, donde el animal pasa de ser un mero acompañante a ser un miembro de la familia. La gente que realmente ama a sus perros cada día se preocupa más por su bienestar y felicidad. Comen alimentos naturales, tienen juguetes de todo tipo para su entretenimiento, si nos vamos de vacaciones buscamos un lugar donde poder viajar con ellos o buscamos la mejor alternativa donde se puedan quedar. Esto es una evolución racional que no tiene que ver con las áreas cerebrales, sino con la implicación emocional con un miembro más de nuestra familia.

Fotos de Andy Seliverstoff

Fuente: “The Dog Mom´s Brain” de Virginia Hughes, en National Geographic  /  Patterns of Brain Activation when Mothers View Their Own Child and Dog: An fMRI Study – PlosONE.org

About the Author /

El equipo de Guau Post está formado por activistas por el bienestar animal, entre los que se encuentran periodistas, veterinarios, educadores, fotógrafos, escritores...

Comments(8)

  • Nosonunjuguete

    6 abril 2015

    Gracias por la noticia y desde luego mostrar mi asombro porque alguien se asombre cuando hay humanos que se esfuerzan en tratar a los no humanos como miembros de su propia familia. Es algo que no sorprende tanto si nos fijamos en cómo se llama a perros y gatos – u otros animales no humanos comprados a tal fin – “MASCOTA”. Como si fueran un oso de peluche o tamagotchi, que cuando te aburres le das de lado y ya está, a pesar de que no sólo sienten y padecen igual que nosotros – lo cual hace que abandonarles a su suerte sea un atentado contra su vida que está castigado con multas de risa – sino que en muchísimas cuestiones son superiores, al igual que cerdos, vacas, conejos, gallinas y tantos otros no humanos que desgraciadamente no tienen siquiera la suerte de ser “mascotas” en este mundo que hoy día sigue estando muy lejos de ser compasivo y sensible por parte del humano, sin duda el peor animal de todos.

  • Gustavo Adolfo Plottier Pilotto

    9 abril 2015

    Y los padres no??? Que discriminación, adoro mis perritas y las siento como mis hijas!!!

  • profedelengua

    16 abril 2015

    Podría decir el estudio cuántos de esos perros están desequilibrados emocionalmente porque sus dueños los tratan como a personas, no como a animales…

    • Esteban

      20 octubre 2015

      Según tu ¿cuál sería el trato que se le debe dar a un animal?

    • Anonymous

      5 septiembre 2017

      Pues para mi… El unico desequilibrado que veo es tu comentario y tú razonamiento y razonalidad. Y más siendo profesor de charlatanería, no me gustaría toparme en mi infancia con un maestro con esos conceptos, búscate gente que piensen cómo tú y sé feliz con ellos, las mentes abiertas y solidarias no te queremos cerca. Desequilibrado mental

  • Elena

    6 junio 2015

    Y si me encantaran los bolsos de piel de jirafa porque los famosos de la tele siempre salen con uno también habría regiones de mi cerebro que se activarían y me harían querer conseguir uno… y no por ello podría decir que la ciencia me da la razón al decir que todos tenemos que tener un bolso de piel de jirafa porque biológicamente estamos determinados para ello.

  • Nana

    25 septiembre 2016

    Querer no debería ser exclusivo de humanos, pues ellos demuestran a diario mucho amor por nosotros. Basta con entender que su cuerpecito tiene necesidades distintas, por eso necesitan alimentos, camas y accesorios adaptados a ellos.
    Por último entender que aunque ellos no pueden expresarse verbalmente, si que consiguen un gran número de señales para comunicarte que necesitan, si tienen necesidad de salir, tienen hambre o se sienten enfermos.
    Así que mientras sea cariño lo que les das donde esta el límite, cual es el daño por hacerle sentir que le quieres y proteges…
    Quien le molesten los perros que no los tenga y a los que los queremos dejarnos amarlos sin tanta censura ni juicios.

    • Anonymous

      5 septiembre 2017

      Estupendo guapa, me gustó tu comentario, +10 para nana y -20 para el supuesto profesor autóctono..

Post a Comment

*