Scroll to top
¿Dónde estamos?
28850 Torrejón de Ardoz,
Comunidad de Madrid
España
Contacto
hola@guaugupost.com

Cachorros y vacunas, ¿qué debemos saber?

Al igual que en medicina humana, en la medicina animal las vacunas también juegan un importante papel en cuanto a la prevención de enfermedades infecciosas, muchas de ellas graves para los animales. 

Así que ya sabes,… Si estás pensando en adoptar un cachorro próximamente y primero quieres informarte sobre la prevención de enfermedades mediante la vacunación, ¡quédate a leer este post!

En primer lugar, ¿cuándo debo empezar a vacunar a mi cachorro? 

Para el comienzo y fin de la vacunación de los cachorros, es importante tener en cuenta la presencia de los anticuerpos maternos, ya que estos interfieren significativamente con la eficacia de la mayoría de las vacunas que se administran a cachorros y gatitos en sus primeras semanas de vida.

El nivel de anticuerpos maternos varía dependiendo de la camada y del animal, por eso se recomienda la administración de dosis múltiples de vacunas esenciales a cachorros y gatitos con una dosis final a las 16 semanas o más, seguido de un refuerzo a los 6 o 12 meses de edad. Tal y como indican las guías de vacunación elaboradas por el Grupo de Directrices de Vacunación de la WSAVA (The World Small Animal Veterinary Association), la vacunación básica se inicia a las 6-8 semanas de edad, y se debe repetir cada 2-4 semanas hasta las 16 semanas de edad o más. Por lo tanto, el número de vacunas esenciales primarias que recibirá un cachorro dependerá de la edad en que se inicie la vacunación y el intervalo entre vacunas seleccionado. 

Si un cachorro ha tomado calostro de su madre, lo normal es que esa transferencia de anticuerpos maternos le proteja durante sus primeras semanas de vida. En la mayoría de los cachorros, esa inmunidad pasiva de su madre se habrá desvanecido hacia las 8-12 semanas de edad a un nivel que permite la vacunación o inmunización activa. Los cachorros con niveles bajos de anticuerpos maternos pueden ser vulnerables (y capaces de responder a la vacunación) a una edad más temprana, mientras que otros pueden tener títulos de anticuerpos maternos tan altos que son incapaces de responder a la vacunación hasta las 12 semanas de edad o más. 

¿Contra qué enfermedades le estoy protegiendo?

El protocolo vacunal habitual de los cachorros incluye la vacunación frente a moquillo canino, parvovirosis, hepatitis infecciosa (adenovirus), virus de parainfluenza, leptospirosis, y rabia, siendo el veterinario quien elija el tipo de vacuna según el caso. Algunas vacunas contienen solo un antígeno, pero otras contienen varios que se utilizan de manera combinada. Estas últimas son las vacunas tetravalentes, heptavalentes, etc. 

En cuanto a los gatitos, su vacunación consta de la trivalente felina, que incluye el herpesvirus, calicivirus y el virus de la panleucopenia felina. Además, suele incluirse la vacuna de la leucemia felina, aunque no es una vacuna esencial. 

¿Puede haber algún tipo de reacción adversa?

Aunque no es habitual, las vacunas pueden provocar reacciones adversas en individuos concretos, pero no por ello debemos tener miedo a vacunar. 

Las reacciones más frecuentes que se pueden observar tras la vacunación son fiebre, apatía, vómito, o diarrea, y rara vez ponen en peligro la vida del animal. También pueden observarse reacciones localizadas en el punto de inyección, como inflamación o dolor, pero igualmente, se resuelven de manera rápida. 

En algunos animales puede producirse una reacción más grave, y es cuando entra en juego el componente alérgico, pero por suerte, en raras ocasiones desemboca en un shock anafiláctico. Te damos un consejo: si alguna vez tu mejor amigo tiene una reacción alérgica a una vacuna, anota el producto para que tu veterinario no vuelva a utilizarlo en el caso concreto de tu perro o gato. 

¿Cómo mantengo el equilibrio entre vacunación y socialización? 

Si hay una etapa crítica para el cachorro, tanto a nivel sanitario como de aprendizaje y socialización, es la que comprende desde las 3 hasta las 16 semanas de vida. 

Si tienes, o has tenido, un cachorro, seguramente hayas pasado por esos primeros meses en los que hay que esperar a terminar el protocolo de vacunación para que el perro pueda salir a la calle. Esto es así por el miedo a que el cachorro pueda contagiarse de enfermedades infecciosas graves como la parvovirosis o el moquillo, pero juega en su contra en cuanto a su futura relación con el entorno, y otros animales y personas. 

Que un cachorro viva aislado por completo del mundo exterior no es para nada recomendable, ya que la exposición a estímulos en su edad temprana es fundamental para su correcta percepción y habituación al entorno en el que va a vivir el resto de su vida. Por eso, mientras dura el proceso de vacunación debemos ayudar a nuestro pequeño compañero a ir conociendo el mundo que le rodea. Puedes salir a la calle con tu cachorro en brazos, para que vaya viendo y escuchando todo, acudir a casa de algún amigo que tenga jardín para que vaya descubriendo otras texturas y olores, permitir que tu cachorro se relacione con perros adultos sanos y vacunados en un lugar que sepamos que está libre de la presencia de otros perros, etc. 

¿Te ha resultado interesante? Recuerda que la primovacunación de tu mejor amigo es muy importante para proteger su salud.

Author avatar
Redacción Guau
http://www.guaupost.com
Equipo de redacción del medio de comunicación de animales Guau Post. Formado por periodistas, veterinarios y especialistas de diversos ámbitos en el mundo animal.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to give you the best experience.